Aprender alemán

Recomendamos obtener un nivel de alemán B1, B2 o mejor para poder conseguir el mejor trabajo en Alemania. Como agencia personal especializada en la mediación de espanoles y hispanoparlantes, hablamos con gerentes de empresas alemanas todos los días, y conocemos sus exigencias detalladamente. El hecho es, que la mayoría de vacantes abiertos, requieren un B1, B2 o mejor de alemán.

Donde aprender alemán?

Para principiantes recomendamos los cursos de alemán de Babbel online para empezar aprender alemán. Es fácil y muy divertido y lo puede hacer desde casa utilizando su ordenador, tableta o Smartphone.


Aprender Alemán con Babbel


Después de terminar con el curso de Babbel, le recomendamos hacer un curso intensivo de alemán en una escuela de idiomas en su ciudad. Lo más importante es hablar y practicar el alemán todos los días. Quizás puede encontrar un tandém alemán en su cuidad, para que puede hablar alemán diariamente.

Alemania y la idioma alemana

Alemania es un pais multicultural y en las ciudades grandes se escuchan casi todas las idiomas del mundo, en especial en Berlin. Hay unos 120.000 españoles viviendo en toda Alemania aunque con la situación económica actual, muchos españoles están llegando a Alemania para trabajar en empresas alemanas. Todavía no se conocen las últimas estadísticas pero cada més el numero de españoles en Alemania está creciendo. Por supuesto Alemán es la primer idioma pero en las empresas multinacionales todos suelen hablar Inglés como segunda idioma y el Español, Francés, Italiano se consideran más como la tercera opción (hay excepciones en las empresas de estos paises que tienen oficina en Alemania, entonces se da mas importancia a la idioma de donde viene la empresa) pero definitivamente hablar por lo menos algo de Alemán os ayudará encontrar un trabajo bueno en Alemania. La pronunciación puede ser difícil pero tampoco es una idioma tan complicada como dicen. El hecho de que la gramatica del alemán es muy similar a la del Español por ser basada en la estructura latina. Recomiendo apuntaros a un buen curso alemán en una escuela de idiomas oficial.

Asi vais a emprender más rapido y utilizar este conocimiento en entrevistas con empresas alemánas y así tener más posibilidad de obtener el puesto de trabajo que deseais. Al fin y al cabo viven en Alemania, Austria, Suiza y regiones limítrofes más de 100 millones de seres humanos cuya lengua materna es el alemán. No somos por lo tanto una comunidad idiomática muy pequeña, por el contrario: el alemán es en Europa el idioma con el mayor número de hablantes maternos, antes del inglés y el francés. Fuera de Europa, la realidad es algo diferente: en la lista de los idiomas del mundo, el alemán figura muy por detrás del inglés, el chino y el hindi, pero, no obstante, entre los primeros doce, claramente antes del japonés, el coreano y el finés, perdón, quise decir: finish, es decir, el final de la lista. Cuando alumnos en otros países, por ejemplo en España o Francia, deben de­cidirse entre alemán u otra lengua, a menudo eligen la otra lengua. El alemán no es justamente el idioma más popular. Y cuando se pregunta por qué, se recibe a menudo la respuesta de que el alemán no es fácil. Demasiados casos, demasiados géneros, demasiadas reglas, demasiadas excepciones. ¡Eso asusta! ¡En realidad justamente ello debería ser una razón para aprender alemán! ¿A quién le interesa algo sencillo? Lo fácil lo sabe todo el mundo. ¡Quien domina el alemán, sabe algo especial! Algo que no todos saben. Ni siquiera todos los alemanes. El inglés es el Volkswagen entre los idiomas; el alemán, el Rolls Royce.

Entre los frecuentes prejuicios en relación con el idioma alemán se cuentan también que no suena particularmente hermoso, que no es melodioso como el francés, ni suave como el inglés, ni temperamental como el italiano, ni melancólico como el ruso, ni agresivo como el japonés. El alemán, se dice, suena más bien como una mezcladora de cemento… o como una bandada de gansos roncos que chocaron contra un árbol a bordo de una mezcladora de cemento robada. Pero quien se ocupa algo más detalladamente del alemán, descubrirá en el sonido de sus sílabas una maravillosa belleza. Como en todos los idiomas, depende de quién lo hable… y cómo. Lo importante es cómo se dicen las cosas. El alemán no fue por casualidad durante mucho tiempo el primer idioma en la música. Desde Johann Sebastian Bach a Johann Strauss: el alemán fue –y continúa siendo– una de los idiomas más importantes en las salas de concierto y ópera del mundo. Quien estudia canto clásico, no puede dejar de aprender alemán.

¿Qué razones hay para aprender alemán? Hay que preguntárselo a personas que se han expuesto al riesgo de asistir a un curso de alemán. Se las encuentra en casi todo el mundo: en Francia, España, Rusia, Polonia, los Países Bajos, Dinamarca, Chile, Argentina, en África y en Baden-Wurtemberg (“Sabemos de todo, menos alemán estándar”). Para muchos jóvenes en otras partes del mundo, Alemania es la puerta hacia un futuro asegurado. El número de solicitantes de becas para estudiar en Alemania crece año tras año. Ya sea economía de empresas, construcción de maquinaria, medicina o humanidades: Alemania es un popular país de estudios. Para muchos otros, Alemania es un vital lugar de trabajo. El alemán allana el camino para avanzar profesionalmente… en el área germanohablante y en otros lados, donde empresas alemanas tienen filiales o donde abundan los turistas alemanes.